Páginas

jueves, 29 de mayo de 2008

ESPERAS

Murillo


Las mujeres, curiosas, recelosas, asomadas a las ventanas de las casas, aguardaban a que la primavera pasase.





.

miércoles, 28 de mayo de 2008

PACO IBÁÑEZ EN EL OLYMPIA




En 1969 un cartel universitario anunciaba en París que Paco Ibáñez, "la voz libre de España", iba a cantar diversos poemas musicados en La Sorbona. En diciembre de ese mismo año, habría de actuar en la mítica sala Olympia de París. Entre otros poemas, cantó unos versos especialmente apasionados de Gabriel Celaya.

Estábamos entonces en los tiempos del franquismo, antes de que se inventaran los colores, y una orden de prohibición cayó sobre las canciones de Paco Ibáñez. Las copias privadas en casette de este emotivo concierto parisino, sin embargo, habrían pronto de circular por los ambientes universitarios y sindicales de nuestro país.

Habría que esperar hasta 1975 para que, con la muerte de Franco, la censura levantara el velo que tan férreamente había impuesto.

Unos años antes, allá por 1970, uno había tenido la osadía de organizar, cuando era casi un niño, una audición de esos poemas que Paco Ibáñez había cantado en el Olympia. Aquel acto clandestino se desarrolló en un centro que habíamos creado un amplio grupo de jovencitos, que nos reuníamos en aquellos tiempos en uno de los locales de la parroquia del barrio, con la cálida acogida –siempre entre dudas- de los sacerdotes.

Gracias a Paco Ibáñez, los jóvenes de entonces pudimos ir accediendo a los poemas de hombres que, como Miguel Hernández, Gabriel Celaya, Blas de Otero y tantos otros, no estaban bien vistos por los censores franquistas.

Pasados ya muchos años, en 2006, en estos nuevos tiempos “en color” sentí una tan inmensa sensación de alegría como de nostalgia cuando la prensa anunció que Paco Ibáñez iba a venir a Córdoba para actuar en el Gran Teatro. ¡Que buen rato pasamos…!

Y ahora, me lo encuentro en Internet, en “YouTube”. ¿Quién me lo iba a decir a mí cuando, clandestinamente, comentaba sus canciones, hace ya tantos años, a aquel grupo de amigos?



.

lunes, 26 de mayo de 2008

DESAYUNO MOLINERO








Acerca de los ingredientes


Aprovéchese una feliz jornada de excursión al campo para comprar uno de esos ricos panes “de pueblo”. Si, de esos que llevan harina de trigo.

Del mismo modo, sírvase uno del pretexto de tener que ir al Mercadona a comprar algo y adquiérase algo de jamón ibérico, a ser posible de Guijuelo (Salamanca), de ese que viene envasado, en lonchas, al vacío.

Téngase a mano algo de aceite de oliva virgen extra, preferentemente de la Subbética cordobesa. Sí, de ese que hacen con aceitunas que han sido cogidas del olivo “a mano” (como hacían los romanos, vamos, que de eso entendían).

Estírese la mano, con cuidado para no romperse uno algo, y tómese un par de tomates “de campo” de la huerta del sobrino de uno, si es posible sin que el tal sobrino –que es el técnico en el manejo de la azada- se entere.




Acerca de la técnica “coquinaria”


Pártase el pan en rebanadas, de modo que se toque a un par de ellas “por barba”. Se deben tostar, extremando las precauciones, en un tostador de esos eléctricos. Este es el momento que encierra más peligro, evidentemente.

Una vez tostadas las rebanadas, se deben trocear y colocar sobre cada una de sus partes un trocito de jamón, otro de tomate y algo de aceite de oliva.




Acerca de los complementos



Se puede mejorar la presentación con un vaso de zumo de naranja natural, es decir de esos que se hacen con naranjas utilizando un exprimidor. Nuevamente se deben extremar las precauciones si el aparato funciona con electricidad.

Ah, que decir de las naranjas de Andalucía…

También se puede acompañar con un “café”, a ser posible de origen mexicano, de ese que toma Clarice, y algo de leche de la Cooperativa del Valle de los Pedroches (COVAP), en Sierra Morena. Se debe endulzar con el azúcar de toda la vida. No se admiten otros edulcorantes artificiales, ya que “engordan” mucho.


Aspecto final


Se puede apreciar en la ilustración; el mantel de plástico es imprescindible para dar a la toma un aspecto rústico.

El proceso explicado sigue con cierta rigurosidad, solo con “cierta”, las enseñanzas que se brindan en la obra “De res coquinaria” del acreditado gastrónomo latino Apicius.

Esto, amigos, es lo que se desayunan, los fines de semana, Antiqva y María.

La preparación del café, por el altísimo riesgo de quemaduras que entraña, es tarea exclusiva de María. ¡Dios le libre a Antiqva, siquiera, de intentar semejante empeño”









.

TE DESEO...





Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.

Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.

Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer, ni mañana.

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas, sean lunas de miel.

Que las ventanas no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.

Que no se ocupe de tí el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.

Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.

Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.
Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas, sean lunas de miel.

Joaquín Sabina (Noches de boda)



.

viernes, 23 de mayo de 2008

RECUERDOS





Estos días pasados este blog ha cumplido un año de existencia. Como soy algo despistado quizás ni siquiera hubiera reparado en ello de no haber sido inducido al recuerdo, inconscientemente, por una buena amiga, que también en estos días ha alcanzado el primer añito de vida.

No sabía como celebrarlo, pero pensaba: “Bueno, algo tendré que hacer…”

Y estaba pensando en estas cosas cuando me he acordado de mi hermana, que es lectora fiel de estos escritos, si bien es tan “espiritual” que entra de puntillas y jamás –salvo una excepción- ha dejado la huella más mínima de su paso.

No obstante esa ausencia de sus huellas, se que pasea con cierta frecuencia por aquí ya que algunas veces me ha llamado por teléfono y con una voz que acusa cierta desesperación me ha acusado abiertamente:

-“Pero bueno, me quieres decir donde tienes las cosas que escribes de cuando éramos pequeños… Aquí tienes tanta “paja” que no consigo encontrar lo que a mí me interesa, que son los recuerdos de cuando éramos niños… A ver si algún día ordenas esto del blog, que lo tienes todo liado y no soy capaz de encontrar nada.”

Y he pensado, en fin, en hacer caso de lo que “ordena” mi querida “tata” y he dedicado un rato a crear una etiqueta en la que he recogido los



Así que os animo a visitar esos “recuerdos”, que paulatinamente van formando, para uno, una interesante colección impregnada de nostalgia. Espero que mi hermana, por otro lado, me tenga en cuenta este detalle que debe facilitar su trasiego por estas “Imágenes y palabras”.

Ocurre también, es verdad, que la mayor parte de estos textos pasaron desapercibidos en su momento, a pesar de que uno quisiera creer que son de los más “bonitos”. Pensar amigos que en aquellos primeros momentos el cuaderno había nacido como “Latidos de soledad” y hasta que un día, en que se ve que había dejado abierta alguna ventana, cierta corriente de aire fresco “entró pegando voces y removiendo mis papeles” lo cierto es que prácticamente nadie se molestaba en dejar constancia de su paso.

Con estos “viejos materiales”, en fin, posiblemente me podréis conocer algo mejor que si me pusiera a cumplimentar, por ejemplo, alguna de esas “encuestas” que circulan con cierta frecuencia entre nosotros.

Ya me contaréis….

Por lo menos, mi “tata”.



.

jueves, 22 de mayo de 2008

DE AMORES







En las tardes de mayo cuando el aire brillaba
con un azul radiante y en las olas del musgo
se mecía la blanca flor de la sanguinaria,
te amaba casi más que a nadie en este mundo.

Por tus ojos tan graves del color de la hierba,
por tus cabellos negros y tus hombros desnudos,
por tus labios suaves un poco temblorosos,
te amaba casi más que a nadie en este mundo.

Aunque no te lo dije tú acaso lo sabías,
por eso una mañana en el bosque de pinos
me saliste al encuentro a través de la niebla
y de las verdes jaras cubiertas de rocío.

Era yo entonces estudiante, todos los días
a las nueve tenía clase en el Instituto,
pero aquella mañana me fui solo a la sierra
y me encontré contigo en el gran bosque húmedo.

Mis amigos me daban consejos excelentes
y me hablaban de ti sin velar sus escrúpulos,
y yo les respondía: Odio vuestra prudencia,
pues casi más que a nadie te amaba en este mundo.

Mis padres me reñían a la hora del almuerzo.
Me decían que iba a perder todo el curso,
pero yo soportaba sus riñas en silencio
y ellos seguían hablando, amargos, del futuro.

Yo me decía mientras: ¿Qué importan los amigos,
qué importa el porvenir, los padres, los estudios,
si las tardes de mayo son tan claras y bellas
y te amo, amor mío, más que a nadie en el mundo?


¿Qué importan estas cosas si me estás esperando
en el vasto pinar, al borde del camino,
y tus ojos son verdes como las hojas verdes
y tu aliento fragante lo mismo que el tomillo?


¿Qué importan las palabras si tus labios son rojos
como la roja adelfa y la flor del granado
y sólo hablan de amor, de risas y de besos,
y mi alma es el aire que respiran tus labios?


¿Qué consejo podría distraer al amor
de los tiernos deseos que en su pecho suspiran,
si el amor es lo mismo que un zagalillo ebrio
coronado de pámpanos en mitad de las viñas?

Así te hablaba entonces mi corazón, ¿te gustan
todavía sus palabras?
Así te amaba entonces mi corazón, ¿recuerdas
todavía su amor?

Y una de aquellas tardes te dije que algún día
escribiría en mi casa solitario
esta Elegía triste y bella como el recuerdo
y tú me interrumpiste besándome en los labios.

No creíste, ah, nunca creíste que pudiera
acabar el amor de aquella primavera,
pero la vida es siempre más larga que el amor
y si la dicha es bella como una flor de mayo,
como una flor de mayo breve es también su flor.

Ricardo Molina (Elegías de Sandua)


.

martes, 20 de mayo de 2008

ABANDONOS







Suele decir uno de nuestros amigos que el hombre lleva más de un millón de años caminando sobre la tierra y que solo en tiempos recientes se ha impuesto eso de caminar sobre el asfalto; quizás por esa razón, porque nuestro esqueleto fue fabricado para desplazarse por la Santa Tierra, me encanta –siempre que me resulta posible- salir al campo a pasear.

¡Ah, que cosa tan maravillosa, ahora en primavera, disfrutar de las flores con las que Alguien que tan poco conocemos ha regalado a la naturaleza!

Pero en el campo, además de disfrutar en estos meses del esplendor de la primavera, cuando uno va caminando, es frecuente encontrar los restos de antiguos caseríos abandonados que acusan las señales de los estragos que el tiempo, siempre inexorable, va causando en las cosas.

He querido situar en este espacio algunas fotografías, que tomé este pasado fin de semana intentando captar la sensación de melancolía y ensueño que para uno desprenden esos espacios que hasta tiempos no alejados acogían la vida de los hombres y que ahora se nos manifiestan inundados de soledad.

En una de esas imágenes, entre un gratísimo verdor, intenté hacerme con la visión de una todavía bella hacienda que está situada en las inmediaciones del río Huéznar, que trascurre cerca de la población sevillana de San Nicolás del Puerto; en la otra imagen, se evocan unas antiguas construcciones de lo que fue un poblado minero en el Cerro del Hierro. Ambos lugares están enclavados en las estribaciones de Sierra Morena, en lo que hoy conocemos como Sierra Norte de Sevilla.






.

domingo, 18 de mayo de 2008

jueves, 15 de mayo de 2008

EN BLANCO Y NEGRO





No tengo ninguna duda de que la primera fotografía que alguien me hizo por pura simpatía, es decir, sin cobrar un duro, cuando uno era un niño, fue la que me disparó allá por los años sesenta un vecino de la casa en la que entonces vivíamos, en la popular barriada de Las Delicias.

De algunos sucesos relacionados con los vecinos de esa casa ya tuve oportunidad de recordar algo en otra entrada anterior, a la que titulé:


HUMOS DE ANÍS



Cuando yo era niño nadie que estuviera en su sano juicio tenía una cámara fotográfica, de modo que una familia normal solamente podía acceder a alguna de esas codiciadas imágenes, previo pago, con motivo de acontecimientos trascendentes, del tipo de bodas o comuniones. Habrían de pasar muchos años y quedar olvidados en la memoria de las gentes los tiempos del hambre para que, lentamente, comenzara a divulgarse la posesión de aquellas portentosas máquinas que permitían “retratar” a las personas.

Dado, pues, que en mis tiempos de niño cuando alguien quería una fotografía tenía que acudir a un profesional y pagar los honorarios correspondientes, me causó extrañeza que un buen día uno de nuestros vecinos, el Sr. D., inglés y casado con la hija de la Sra. J., me dijera de pronto:

-“Niño, ponte aquí al lado, que te voy a fotografiar”

Es posible que en aquellos momentos el Sr. D. ni siquiera supiera mi nombre, ya que realmente nunca habíamos tenido oportunidad siquiera de hablar. Era un hombre muy ocupado, que salía de casa temprano y al que casi nunca había visto.

Y el Sr. D, casi sin dejarme responder, con energía, me colocó al lado de una furgoneta y tras unos momentos de mediciones laboriosas me inmortalizó en la imagen que he reproducido más arriba, que uno conserva -lógicamente- como “oro en paño”.

Dado que hasta entonces no había tenido ningún tipo de relación con el Sr. D. ni siquiera pude imaginar los motivos por los que aquel hombre había decidido “perder” una fotografía usándome como modelo, pero lo cierto es algún tiempo después, cuando el asunto había sido olvidado, nuestra vecina, la señora J., nos entregó una copia de la imagen.

-“A ver -le dijo a mi madre- si otra vez el niño sale más sonriente, que ha salido muy serio”

La seriedad de mi expresión en la imagen –posiblemente estaba algo asustado y sobre todo tremendamente extrañado- permite ahora evocar aquellos tiempos sombríos en que España vivía en blanco y negro. En todo caso, lo cierto es que la oportunidad de esa segunda imagen, de la que hablaba la Sra. J., nunca llegaría a materializarse.

Con estas palabras quisiera dejar constancia de mi agradecimiento al Sr. D. por ese detalle amable, que ha permitido que se conserve una imagen de mi niñez que en otro caso se habría perdido. ¿Qué hubiera ocurrido con esa imagen si nuestro vecino se la hubiera guardado y no nos hubiera entregado una copia?

Lo cierto es que el Sr. D. murió joven. Su vida siempre se nos mostró rodeada de un cierto halo de misterio. En aquellos tiempos del franquismo, el Sr. D. se movía en el entorno de los escasísimos protestantes vallisoletanos y para el resto de los vecinos, católicos rigurosos, al menos en apariencia, aquello resultaba tremendamente insólito. Eran unos tiempos en que causaba sorpresa que un vecino se declarara protestante. Claro, era inglés, y ello lo justificaba todo.

Amigo, Sr. D., recibe estas palabras como agradecimiento por haberte fijado entonces en mí para aquella imagen envuelta ahora en los misterios de otros tiempos. Algún día, pronto, como compensación por ello, te recordaré aquellas palabras que Valle-Inclán dedicó al inglés de los Evangelios.
.

miércoles, 14 de mayo de 2008

UN TANTO ASÍ




Natacha, desde MANUALIDADES SIN SALIR DE CASA, me envía una nueva muestra de cariño consistente en un Premio llamado "I love you this much award", que parece que quiere decir, más o menos: “te quiero un tanto así”, y se refiere, por lo visto, al espacio entre los bracitos.

Se trata de un Premio que se justifica en base a que al parecer, algunas veces, uno tendría las curiosas facultades de “hincharse como un pavo, aullar a la luna cuando escribe como un lobo y comer de una lata como un simple minino...”

Claro, si a esto se une que Natacha adora los animales y que de vez en cuando uno habla algo de gatos…

Amiga, gracias por esta nueva muestra de afecto, que yo –siempre tan perezoso- redistribuyo entre todos los que visitáis este cuaderno. Un abrazo a todos, amigos.
.

viernes, 9 de mayo de 2008

DE ECONOMÍA (III)




Suele pasar que contemplando imágenes concretas se entienden mejor las cosas que leyendo la prensa económica.



.

DE ECONOMÍA (II)




En el terreno de la legislación y la reglamentación financieras, las crisis, haciendo honor a la etimología del término, suelen ser preludios de cambio.

Hasta la fecha, y como regla general, a las turbulencias han seguido, por costumbre, más que meras reformas, intensificaciones de la regulación.


.

miércoles, 7 de mayo de 2008

UN TIPO SOSPECHOSO



Hace unas semanas nuestra amiga Isabel Barceló, de MUJERES DE ROMA, nos decía en su blog que la Editorial Kala, de México, había decidido publicar en su revista digital, en la sección SOSPECHOSOS, su relato “El amor y la vida”. Nuestra amiga nos facilitaba la dirección del enlace correspondiente y nos animaba a visitarlo.

Sintiendo curiosidad por estas cosas, y “corroído” por la envidia, no dude en enviar a esa editorial uno de mis relatos, que escribí hace ya un tiempo: AQUEL CALOR TENUE, en el que hablaba de una jovencita neandertal cuyas vibraciones pudo uno sentir en cierta ocasión.

Bueno, todo esto viene a cuento porque he recibido un correo de esa editorial mexicana (¡Señor, que ganas me dan de escribir “mejicana”, pero que dirían mis amigas de allí…!) en el que me dicen:

“Incluiremos tu texto ''Aquel calor tenue" en nuestra Séptima Entrega de “SOSPECHOSOS”, este miércoles 7 de mayo. Avisa a tus lectores de la publicación de tu texto en nuestra web, para que te apoyen con sus comentarios y con la calificación de tu relato.”

No se a que se refieren con eso del apoyo y calificación, pero –en fin- yo os informo, por si acaso, dejando constancia de que:

1) Pasaré lista, o sea que os quiero ver a tod@s por allí. ¡Vaya como alguien falte al evento…!

2) Como no se para que sirve esa calificación, en el caso hipotético de que “paguen algo” prometo que todo se gastará en invitaros a una de esas cervezas que ni tienen alcohol, ni cerveza, ni nada, salvo que sea Clarice, siempre tan amable, la que luego conduzca, en cuyo caso consumiríamos unas SANMIGUEL de las de siempre, de las que marean un poco y animan a la gente.

.

3) Ah, por cierto, me han confirmado que se puede asistir con gatos. Lo digo porque no vaya a ser que alguien alegue luego: “Es que no pude ir porque no podía dejar al gato solo…”, o alguna otra cosa similar. Si, si…, vosotras sabéis a quien me refiero.

4) En fin, y ya os dejo el enlace a la Editorial esa, tan sospechosa, que ha decidido publicarme un cuento en su sección de SOSPECHOSOS.



ENLACE
A EDITORIAL KALA




Os espero por allí. Vamos que empiezo a pasar lista.

Ah, y espero que el relato os guste.





.

lunes, 5 de mayo de 2008

REALIDADES



A veces, aquel hombre, dejaba atrás las fantasias y buscaba refugio en el mundo real.



.

SIERRA DE HORNACHUELOS








El pasado viernes tuvimos oportunidad de desplazarnos al Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos (Sierra Morena), donde estuvimos haciendo un poco de senderismo.

El sol estaba radiante, de modo que pasamos una mañana magnífica paseando entre encinas y alcornoques y disfrutando de los cantos de los pájaros. Es de agradecer que estaba todo muy solitario. De hecho, durante el camino no nos cruzamos siquiera con nadie, por lo que los pájaros estaban a sus anchas.

En el regreso, cuando avanzábamos por la bellísima galería de ribera que se ha ido formado en el cauce de uno de los arroyos que atraviesan el parque, en una de sus curvas, nos topamos con una tan espectacular como solitaria amapola, que no dude en intentar congelar en una imagen.

Terminado el recorrido, ya algo hambrientos, tuvimos oportunidad de dar buena cuenta de unas refrescantes cervezas, sin alcohol en mi caso ya que tenía luego que conducir, acompañadas de una impresionante ración de chorizo de “venado”. ¡Señor, que rico estaba ese chorizo de ciervo, sin nada de grasa! Antes de que los tenedores decidieran emprenden un cruento combate con la ración de chorizo, no dudé tampoco en inmortalizar su imagen.
.



domingo, 4 de mayo de 2008

COSAS CIVILES





Por lo visto Natacha, la Gata Blanca, les había comentado que pensaba celebrar el bautizo, pero solamente “por lo civil”.
.