Páginas

viernes, 29 de agosto de 2014

De los goces del Paraíso





Los pobres de espíritu y los ascetas están excluidos de los goces del Paraíso porque no los comprenderían.


Jorge Luis Borges – El libro de los Seres Imaginarios





jueves, 28 de agosto de 2014

La vida sigue





Porque la vida sigue, siempre sigue, aunque a ratos pensemos que se ha parado a esperarnos.


Mónica Carrillo – La luz de Candela





lunes, 25 de agosto de 2014

martes, 19 de agosto de 2014

El niño que se perdió en el bosque





El diálogo ocurrió en Adrogué. Mi sobrino Miguel, que tendría cinco o seis años, estaba sentado en el suelo, jugando con la gata. Como todas las mañanas, le pregunté:

.¿Qué soñaste anoche?

Me contestó:

-Soñé que me había perdido en un bosque y que al fin encontré una casita de madera. Se abrió la puerta y saliste vos.

Con súbita curiosidad me preguntó:

-Decime, ¿qué estabas haciendo en esa casita?


Francisco Acevedo – Memorias de un bibliotecario





lunes, 18 de agosto de 2014

Una luna llena estaba siniestra en el cielo





De repente Lori no aguantó más y llamó por teléfono a Ulises:

-Qué hago, es de noche y estoy viva. Estar viva me está matando poco a poco, y estoy toda alerta en la oscuridad.

Hubo una pausa, llegó a pensar que Ulises no había oído. Entonces él dijo con voz calmada y apaciguante:

-Aguanta.

Cuando colgó el auricular, la noche estaba húmeda y la oscuridad suave, y vivir era tener un velo cubriendo el pelo. Entonces con ternura aceptó estar en el misterio de ser viva.

Antes de acostarse fue a la terraza: una luna llena estaba siniestra en el cielo. Entonces se bañó toda ella en los rayos lunares y se sintió profundamente tranquila.

Poco a poco fue adormeciéndose de dulzura, y la noche estaba bien adentrada. Cuando la noche madurase vendría el velo más lleno de brisa de madrugada. Mientras tanto, estaba delicadamente viva, durmiendo.


Clarice Lispector – Aprendizaje o El Libro de los Placeres




sábado, 16 de agosto de 2014

La noche de los sueños





Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: “Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar.”


Eduardo Galeano – El libro de los abrazos





viernes, 15 de agosto de 2014

Una flor silenciosa





Se abre en tus ojos, se abre silenciosa,
baja por tu garganta
y te siembra una espina.

Una flor silenciosa es un poema.




Dedico esta imagen a Ío, una amiga a la que en un momento de despiste he robado el poema.





jueves, 14 de agosto de 2014

Cuando el amor comienza





Aún eres mío, porque no te tuve.
Cuánto tardan, sin ti,
las olas en pasar…

Cuando el amor comienza, hay un momento
en que dios se sorprende
de haber urdido algo tan hermoso.
Entonces, se inaugura
-entre el fulgor y el júbilo-
el mundo nuevamente,
y pedir lo imposible
no es pedir demasiado.
Fue a la vera del mar, a medianoche.
Supe que estaba dios,y que la arena y tú
y el mar y yo y la luna
éramos dios. Y lo adoré.


Antonio Gala – Testamento andaluz





viernes, 8 de agosto de 2014

Donde la ciudad cambia de nombre





Aunque muera en verano
y tenga prisa en invierno,
la primavera sabe
que la espero en Madrid…

A mitad de camino,
entre el infierno y el cielo,
yo me bajo en Atocha,
yo me quedo en Madrid…


Joaquín Sabina – Yo me bajo en Atocha





martes, 5 de agosto de 2014

Donde las aguas corren...





Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura,
al monte y al collado,
do mana el agua pura;
entremos más adentro en la espesura.

San Juan de la Cruz – Cántico espiritual