Páginas

lunes, 2 de julio de 2012

La señorita C. y las certezas

Apertura f/5,6
Tiempo de exposición 1/1.250 s
Velocidad ISO – 200
Distancia focal 105 mm
Compensación de la exposición  -0,70
     
Oh –pensó la señorita C. mientras escuchaba como crecían los silencios-, es el amor… Tendré que maquillar de nuevo mi corazón…



26 comentarios:

  1. Inmenso el poema e inmensa la foto que lo decora junto a esas letras añadidas.
    En fin,amigo,una hermosura de entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ummm...una rosa!
    No me extraña que la señorita C quiera maquillarse el corazón.

    Bona setmana, amic!

    ResponderEliminar
  3. Tendra que hacerlo para que siempre brille.

    ResponderEliminar
  4. La señorita C es sabia,adoro ese sentir,como se sabe escuchar bien los pasos del silencio.
    Abrazos guapo.

    ResponderEliminar
  5. Una bella flor que es esencia y es pétalo de sentimientos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. El precioso detalle de una rosa...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Soberbia! La primera intención ha sido acercar la nariz y olerla

    ResponderEliminar
  8. Bonita y solitaria... por eso me la he llevado, no pude resistirme. Ay.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. enamoradiza srta C. !

    ella sabe de signos y señales, como Lila...


    abrazos, amigo*

    ResponderEliminar
  10. Excelente macro de bela flor....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
  11. Hermosa rosa, bella imagen y hermosas letras amigo.
    Siento ir falta de tiempo.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  12. te cuento ANTIQVA, que no se tu Señorita C, peor yo con la belleza de esa roza maquillo mi corazón en un plis, plas...

    Besos

    ResponderEliminar
  13. dice PERO, no peor... es que tengo una tara y siempre tipeo mal esta palabra... ajjjjjjj

    ResponderEliminar
  14. Seguro que la señorita C. sabe que hacer en esto de las cosas del amor.

    La rosa roja es hermosa..me ha encantado.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Amores callados en el corazón de la señorita C, rosa pequeña, pocos afeites necesita para amar ni que sea en silencio.
    ¿Qué fue del negrito guapo?
    Besitos para ella, besitos para ti amigo, me llega el perfume de esa flor.
    Aviso, no sale en ningún blog (cosas del éter), pero he subido la entrada 2 de Malta.

    ResponderEliminar
  16. Qué bien se llevan, esa Rosa, exquisita y la no menos exquisita frase de la Señorita C. Es probable que tanto su corazón, como la “pequeña rosa, diminuta y desnuda, no necesiten maquillaje...

    Abrazo Querido Antiqva!

    ResponderEliminar
  17. Que hermosa esta la solitaria rosa me recuerda a la del Principito aquella que amaba y cuidaba tanto,...Pero qué grato y mágico es para el corazón encontrar a un AMIGO....Aquel que te conoce profundamente y te ama sin más, tal como eres....aunque seas una rosa más entre mil rosas....e incluso algo "tonta"....Para el Principito siempre serás SU ROSA, para El ....UNICA EN EL MUNDO…

    ResponderEliminar
  18. Ah, qué hermosos esos cosquilleos que brotan de nuevo en los dormidos corazones...

    Besito y cafelito, amigo.

    ResponderEliminar
  19. me alegra reencontrame con la señorita C. y con vosotros
    hacia tantos dias...
    lo siento!!

    besos atrasados

    Àngels

    ResponderEliminar
  20. La flor es preciosa, los veros de Neruda también y tus palabras también.
    He de observar cómo de maquillados van los corazones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Siempre pensé que la Señorita C. era una gran poeta... ;)
    Bellísima foto, amigo...! :)

    ResponderEliminar
  22. Oh...

    Qué sutil grandeza... Ensoñador.. ensoñante...

    besoos por millones querido amigo**

    ResponderEliminar
  23. La sonrisa de la señorita C. seguro que puso el último y mejor toque de maquillaje.

    Querido amigo, estoy volviendo de a poco al ruedo... y visitarte me produce un gran gusto.

    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Otra vez estoy aquí, Antiqva con tu rosa, es sencillamente, sublime.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...