Páginas

jueves, 30 de abril de 2015

Cuento Mínimo





Creemos que cada día es único, pensó la señorita C., pero no es así. Sencillamente, no queremos reconocer que el pasado sigue vivo y que en nuestras vidas el pasado siempre está pasando.




lunes, 27 de abril de 2015

Triana desde Sevilla





Carmen se mudó a su nueva residencia la mañana siguiente. Al pasar por el puerto fluvial contempló Triana, al otro lado del río, a través de la cortinilla del automóvil. Estaba a sólo un paseo del Corral de la Higuera, de su hogar clausurado y de sus geranios marchitos y, sin embargo, le parecía que sus recuerdos correspondían a la vida remota de una persona distinta. Sólo las más lacerantes evocaciones eran suyas, las que le habían envenenado el alma y habían sembrado de sal el campo de sus sentimientos hasta convertirlo en un erial donde sólo podían crecer los yerbajos del odio. Cerró los ojos y reprimió las lágrimas. Hacía más de un mes que no lloraba y no quería empezar de nuevo. Ahora era otra. Tenía que ser otra.

Juan Eslava Galán – Señorita




sábado, 25 de abril de 2015

Atardecer en Granada





La Alhambra es como un cuerpo. Igual que todos, tiene su música y su aroma, que con el clima y con las horas cambian. En ella hay la perenne palpitación que es señal de la vida. La luz y el agua se persiguen con el parpadeo de un par de mariposas…

Antonio Gala – La soledad sonora




miércoles, 22 de abril de 2015

El mejor de los mundos





Y la paradoja consistía en que cuanto más se acercaba al cine a simular la realidad, menos lograba representar el mundo: tanto lo que está en nosotros como a nuestro alrededor. Por eso siempre había preferido instintivamente los films en blanco y negro a las películas en color, el cine mudo al hablado. Se trataba de un lenguaje visual, de una forma de contar historias proyectando imágenes en una pantalla de dos dimensiones. La incorporación del sonido y del color había creado la ilusión de una tercera dimensión, pero al mismo tiempo había robado pureza a las imágenes. Ya no eran ellas quienes se encargaban de todo, y en vez de hacer del cine el medio híbrido perfecto, el mejor de los mundos posibles, el sonido y el color habían debilitado el lenguaje que debían haber realzado.

Paul Auster – El Libro de las Ilusiones





viernes, 17 de abril de 2015

El perfume del azahar





El primer día de clase, el profesor trajo un frasco enorme: “Esto está lleno de perfume –dijo a Miguel Brun y a los demás alumnos-. Quiero medir la percepción de cada uno de ustedes. A medida que vayan sintiendo el olor, levanten la mano.” Y destapó el frasco. Al ratito nomás, ya había dos manos levantadas. Y luego cinco, diez, treinta, todas las manos levantadas. “¿Me permite abrir la ventana, profesor?” –suplicó una alumna, mareada de tanto olor a perfume, y varios voces le hicieron eco. El fuerte aroma, que pesaba en el aire, ya se había hecho insoportable para todos. Entonces el profesor mostró el frasco a los alumnos, uno por uno. El frasco estaba lleno de agua.

Eduardo Galeano – El libro de los abrazos





martes, 14 de abril de 2015

Cuando el mundo renace





Por muy feliz que fuese el verano de Tirnanoge, el verano perpetuo, yo no lo cambiaría por la rueda de las cuatro estaciones del país en que vivimos. Si no hubiese oído el viento del otoño, y visto las hojas secas arremolinarse en los caminos del bosque, y si no hubiese conocido mi país bajo la nieve y amado el fuego paterno en el hogar, y recibido en el rostro el primer aire de abril, cuando el mundo renace y se viste… Latir debe el hombre con el corazón del mundo, acompasarse a él. Y asombrarse de los días. Realmente en Tirnanoge no había nada de que sorprenderse. Tengo para mí que allá no cantan los pájaros, porque es sabido que los pájaros cantan porque se asombran. La filosofía, dijo el griego, nació del asombro. La verdad es que nació del asombro y de la melancolía.

Alvaro Cunqueiro – Viajes imaginarios y reales





miércoles, 8 de abril de 2015

Un gato sin nombre





Al igual que en la parte delantera, unos escalones de madera conducían al porche. Las ventanas estaban polvorientas. Delante de la puerta dormía un gato atigrado que abrió un ojo, me miró y a continuación se levantó despacio y se marchó sin ruido, moviendo el rabo perezosamente. ¿Qué saben los gatos de nosotros para que nos desdeñen de semejante manera?

Benjamín Black – La rubia de ojos negros





martes, 7 de abril de 2015

domingo, 5 de abril de 2015

Historias ocultas





Una ventana iluminada, un periódico abandonado, una mujer mirando un escaparate, una fotografía pegada a una farola, los maniquís sin cabeza de la tienda de ropa, la botella que un adolescente hace rodar por la acera, los zapatos rojos de una chica, el coche azul que se nos adelanta silencioso, el perro blanco que me mira desde el puesto de periódicos como si me conociera, el hombre vestido de negro que se cruza con nosotros, todo me parece de pronto transfigurado y todo adquiere otra significación. Tal vez la significación que le da mi imaginación, pero también la derivada de la sospecha de que tras cada transeúnte que pasa hay una historia oculta, además de una historia manifiesta.

Jesús Ferrero – El beso de la sirena negra