Páginas

domingo, 26 de julio de 2009

EL CLÉRIGO Y LAS BEATAS



Imágenes: Antiqva




Las cosas se complicaron cierta noche de invierno en que la blanca Luna estaba en cuarto menguante. Simón de Torrehumos, párroco de la iglesia de San Cipriano, llevaba meses cavilando acerca de la conveniencia de alcanzar cierto reprobable acuerdo con Satanás. Esa noche, al fin, bajo los efectos de una Luna temerosa, el clérigo había terminado accediendo a las diabólicas pretensiones.

Simón, en el acuerdo, se comprometía a facilitar el trabajo del diablo para que este pudiera hacerse con el alma de las beatas de su parroquia, en tanto que el Maligno, gracias a un virulento conjuro maléfico, permitiría que el sacerdote se hiciera con la potencia viril de todos los hombres de Sanfelices del Valle. En el pacto con Satanás, el cura no le entregaba su alma sino que se comprometía solamente a facilitar que aquel se pudiera hacer con las almas de las beatas del pueblo.

En aquellos tiempos el clérigo rondaba los cincuenta años de edad y venía sintiendo que su potencia sexual menguaba, de modo que ya no era capaz de atender adecuadamente las pretensiones eróticas de las mujeres que acudían al secreto de la confesión en busca de sosiego para sus almas y sus cuerpos. Simón había llegado a la conclusión de que solamente robando la fuerza viril de los hombres podría satisfacer los deseos amatorios de las beatas. No reparó sin embargo en ese momento, enfebrecido como estaba, en que la colaboración que habría de prestar al diablo para que este se llevara las almas de tantas viudas y solteronas, amén de otras mujeres diversas casadas malamente, habría de impedirle también a él, cuando muriera, acceder al Reino Celeste.

Desde mucho tiempo atrás se rumoreaba en Sanfelices que el párroco de San Cipriano no se distinguía por una vida de buen cristiano. Todos sabían del delirio que sentía por los buenos vinos que se criaban en la comarca y era también conocido el modo ardiente con que “despachaba” a las devotas locales. Muchos sostenían, incluso, que en el secreto de la casa en que habitaba había sido sorprendido alguna vez inhalando los humos que se desprendían de esos inquietantes cigarros de indios que en ciertas ocasiones algún buhonero sin escrúpulos hacía llegar a Sanfelices, a pesar de que la Santa Inquisición lo tenía prohibido, para su entrega a hurtadillas a esos hombres perversos que gustan del disfrute de los placeres prohibidos.

Las sospechas acerca de las ansias amatorias de Simón, que tan mal se ajustaban a la vida de virtud propia de un hombre de Dios, explotaron de súbito en uno de los primeros sermones que nuestro hombre, recién tomada posesión de la parroquia, había dirigido a las gentes. En aquel momento, las beatas, asustadas, habían podido escuchar de labios del cura unas insólitas palabras que habían hecho que las ansias sexuales de sus entrañas se inflamaran de manera sorpresiva:

-Lo dejó escrito Aristóteles –había vociferado el clérigo en un impreciso momento del sermón dominical-, y también lo decía Platón: el hombre por dos cosas labora. La una por haber mantenencia; la otra por haber juntamiento con fembra placentera…

Al escuchar lo de “haber juntamiento con fembra placentera” todos los hombres presentes en la misa abrieron desmesuradamente sus ojos, de modo que estos llegaron a alcanzar el tamaño de platos medianos, en tanto que las mujeres, asustadas, temiendo que aquella noche la Luna, compinchada con algún íncubo, les robara el blanco de los ojos, los dirigieron al suelo con gesto de piedad. Ninguna se atrevió a levantar su mirada hasta que tuvieron constancia de que la misa había terminado. Se cuanta todavía, incluso, que algunas mujeres sufrieron tales sofocos, ante lo insólito de la afirmación clerical, que varias de ellas llegaron a tener miedo de haberse quedado preñadas. Es sabido, a fin de cuentas, que en los pueblos existen curiosas creencias, que nadie se atreve a poner en duda, acerca de la fuerza mágica de las palabras, sobre todo cuando al propio diablo o a algún avispado brujo les da por rondar a las mujeres.

Así fue como Simón de Torrehumos, gracias a ese pacto con el Maligno, alcanzó una potencia sexual desmesurada con la que complacía las eróticas peticiones de las mujeres de Sanfelices. Todas ellas, pecadoras del sexo, habrían de convertirse en carne de los infiernos y a ese lugar se dirigían sus almas, sin miramiento alguno, cuando les alcanzaba la muerte. Al principio, fueron las viudas y las solteronas las que sucumbieron ante los atributos sexuales del clérigo, después las malamente casadas y finalmente todas las mujeres de Sanfelices, una vez que se confirmó que los hombres del pueblo, embrujados, habían perdido su “hombría” y que solamente al cura parecían sobrarle las fuerzas amatorias.

Llegó un momento, sin embargo, cuando habían pasado los años y Simón de Torrehumos se sentía envejecer, en que nuestro clérigo, que a fin de cuentas era un buen cristiano, comenzó a meditar acerca de las consecuencias que sus actos en la tierra habrían de tener en la cada vez más cercana y amenazante vida del más allá. Fue entonces, cuando los miedos se habían apoderado de su alma, cuando Simón decidió establecer en su testamento ciertos juros perpetuos que habrían de rentar el capital necesario para facilitar que a base de misas, responsos y otros actos piadosos que se aplicarían a casar o a meter a monjas a las doncellas pobres, el alma pecadora del clérigo pudiera arribar al fin al tan anhelado Cielo.

En la inscripción funeraria que se conserva en su tumba en la iglesia de San Cipriano de Sanfelices del Valle se puede todavía leer:


AQVI REPOSA EL CVERPO DE SIMON DE TORREHUMOS, HOMBRE DE NVESTRO SEÑOR, EL QVAL MANDO DEZIR EN ESTE ALTAR TRES MISAS REZADAS CON SVS RESPONSOS CADA DIA PERPETVAMENTE. LA UNA A TIEMPO DE PRIMA Y LA OTRA EN ACABANDOSE LA PRIMERA Y LA OTRA A LAS DIEZ HORAS EN BERANO Y EN YNBIERNO A LAS HONZE. DOTOLAS DE TREYNTA CINCO MIL MARAVEDIES DE IURO PERPETVO.

Y DIERONSE A LA FABRICA POR RAZON DESTE ALTAR QVE ES SV SEPVLTURA MIL MARAVEDIES DE IVRO PERPETUOS. DEXO PLATA Y HORNAMENTOS CON QVE SE DIGAN LAS MISAS E CIEN MIL MARAVEDIES PARA COMPRAR RENTA CON QVE SE SOSTENGAN LOS HORNAMENTOS.

DEXO MAS PARA COMPRAR CC Y LXVIII MIL MARAVEDIES DE RENTA PERPETVA PARA AYUDA DE CASAR O METER MONJAS DONZELLAS POBRES.

Y POR PATRÓN DE TODO A LOS VARONES DE SANFELICES LLAMADOS EN SV TESTAMENTO QUE OTORGO ANTE GREGORIO DE MENA, ESCRIBANO PVBLICO.

FALLECIO A TREINTA DE MAYO AÑO DE MIL E QVINIENTOS E QVARENTA E TRES AÑOS. REQVIESCAT IN PACE.


Nunca llegaremos a saber si Simón de Torrehumos consiguió arribar a los cielos. Si sabemos, no obstante, que las misas y los responsos a perpetuidad habrían de caer en el olvido. En nuestros tiempos nadie sabe donde se encuentran los maravedíes que habrían de permitir a las mujeres pobres hacerse con una dote que facilite su casamiento o su entrada en la clausura de un convento. Se dice que los hombres de Sanfelices, a los que el clérigo, atemorizado ante su cercana muerte, había nombrado herederos de su fortuna en desagravio por el robo de su virilidad, no llegaron a prestar ninguna atención a esas disposiciones testamentarias, y es que a la muerte del cura los vecinos sintieron que el ardor sexual retornaba a sus vidas y todos ahora recuperaban lo que antes habían añorado tanto, de modo que todos ellos, de manera frenética, conocedores de la manera en que las mujeres habían holgado con el cura, no dudaron en desplazarse a las ciudades cercanas dispuestos a gastarse los maravedíes de la herencia que portaban en sus faltriqueras.

Todavía hoy se recuerda en la vieja Castilla que las “lupas” y las demás mujeres de vida complaciente que tenían reconocido su oficio en las casas de mancebía de esas poblaciones habrían de sentirse durante varios años desbordadas y alborotadas por los ímpetus amatorios de tantos varones descarriados que desde Sanfelices, alocados, acudían a ellas en busca de consuelo para sus cuerpos.

.

13 comentarios:

  1. Hay Anriqva, sera la forma de escribir o la forma en que pones ls palabras, no se,... pero me encanta leerte, me parece remontar a esas villas del siglo XIV, sonde los curas realmente oficiaban mas con el mismisimo diablo que con el cielo, muy lindo escrito
    Besitos
    Janeth

    ResponderEliminar
  2. Pero miralo vos al cura, che!... jejeje. No quería privarse de NADA en vida ni del cielo en la muerte. Lo habrá conseguido al final? Porque si se le escaparon con la plata y no le hicieron ni una misa...
    Saludos!! Que tengas muy buena semana!!!

    ResponderEliminar
  3. Antiqva, veo que has vuelto lleno de historia y bellas imágenes (Imágenes y Palabras). Me alegro de volver a leerte, un placer.
    Feliz semana y que la calor sea llevadera.
    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar
  4. Aquello de los pactos con los 'poderes superiores', para 'bien' o para 'mal', es una constante en casi todas las tradiciones...

    Y eso me lleva a pensar que, de alguna manera, el ser humano siempre ha tenido conciencia de la existencia de dimensiones que lo trascienden.

    Pero mira, mi querido amigo, que también me has puesto a pensar en lo que dicen algunos... que la fuerza que mueve al mundo es el sexo ;)

    ¿Será???

    Y que el bien y el mal, en eterna lucha, se sirven de cualquier requerimiento humano para ganarle la batalla a su opuesto... Lo cual ha sido muy evidente en las diferentes etapas históricas, donde se ha visto primar lo uno sobre lo otro (ya casi ni me acuerdo de aquellas en las que ha triunfado el bien ;)

    Y claro... Aquello de querer 'comprar la entrada al Cielo' no es nada nuevo... Creo que hasta ahora se lo pretende, aunque ya no se negocie con maravedíes sino con intercambios más sutiles jeje...

    En fin.. que si el diablo existe, ha disfrutado de tu excelente historia, solazándose con una de sus más emocionantes memorias jaja..

    Y el cura... Yo creo que, después de toooodo lo que disfrutó en la tierra, una vez concedida su petición, querría cambiar el cielo comprado por regresar a sus andanzas jajaja...

    Y bueno.... siempre me pierdo en la mente de tus personajes, pues los construyes magníficamente...

    Tus relatos son vistazos a la psiquis jeje.. ¿a que ya te lo he dicho antes???

    Sin duda, tienes una especial sensibilidad para remontar tu imaginación a partir de una inscripción en una lápida, de un paisaje, de una criatura que ha captado tu lente, de un hallazgo fortuito o... de cualquier cosa ;) Y por eso es un LUJO leerte!

    besos!!!!!!! y un abrazo gigaaante ;)

    ResponderEliminar
  5. Leí con atención tus palabras y me recordaron una ecelente serie televisiva quedieron en Buenos Aires con Lito Cruz y Leo Sbaraglia titulada "El garante"

    Excelente!!!

    Abrazos más allá del océano

    ResponderEliminar
  6. Bueno,qué decir que no te hayan dicho ya!
    Estas historias magnificadas por tu pluma e invención conocedora,adquieren un algo mágico,que con tu toque divertido es imposible ningunearlas.
    Vaya con el clérigo y su pacto!
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué historia! Y vaya morro el cura.Quería tener también el cielo en la tierra.
    ¿Y cómo acabó con tanta mujer?. Esto no es real, verdad?
    Ese era otro Angel caído.

    ResponderEliminar
  8. Qué curioso relato. Me ha encantado tu forma de narrarlo :) No sé si realmente sucedió así o no, pero no me extrañaría en absoluto que fuera realidad porque es bien sabido que los curas son hombres de Dios, pero también son hombres, y hay mucho hijo de sacerdote que nunca sabrá, o sí, que su padre lo fue.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  9. Antiqva, una entrada impresionante, enhorabuena.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  10. Amig@s, habiendo surgido algunas preguntas no puedo sino indicar que el relato es puramente imaginario. Todo es fruto de la mente fantasiosa de nuestro amigo Antiqva... Hace dias, visitando cierta catedral de Castilla, tome algunas imagenes. Me llamo la atencion la del obispo que cabalga sobre un demonio (de la silleria del coro), la de las mujeres con libros en la mano, y la inscripcion funeraria de un tal Albaro de Ballid...

    Con ese refrito de imagenes, salio luego el relato, pero por supuesto que es totalmente inventado y ese hombre llamado Albaro no tiene nada que ver con la narracion.

    Vamos, que es un puro invento.

    Gracias, por vuestros comentarios, amig@s

    ResponderEliminar
  11. Pues es un relato estupendo que me ha gustado mucho :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. jajajaja. Vaya vaya, con el cura.... desde luego eso de desfacer entuertos después de muerto.. es un mal negocio... jejeje. Me ha encantado y solo se me ocurre decir una cosa...¡Que le quiten lo "bailao"! ¿O no?
    Enhorabuena por el texto,
    Un beso, querido.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  13. jajajajajajaaaa!!!! mujeres felices eran las de aquel lejano burgos!

    yo me pregunto: que habría en la catedral que te dio semejante inspiración???!!!!


    jajajaja! muy bueno!
    abrazo*

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...