Páginas

jueves, 25 de agosto de 2011

De los silencios



-Tienes que enseñarme a fotografiar el olor del silencio –me dijo la señorita C.

La miré sorprendido.

-De acuerdo –le dije unos momentos después-. Esta tarde pasearemos alrededor de un jazmín.


Imagen: Antiqva Photo

24 comentarios:

  1. Exactamente así se huele el silencio, mirando una fotografía como ésta.

    ResponderEliminar
  2. Nunca rompas el silencio si no es para mejorarlo ...
    y tu sin duda lo has mejorado con tu fotografia...genial como todas!!!



    Besos y Sonrisas

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la foto.
    Y me encantó el objetivo.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  4. El aroma que desprende tu imagen es envolvente...tanto cómo el silencio que me acompaña al mirarla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Genial el dialogo!! Y la foto esta a la altura

    ResponderEliminar
  6. Sólo un jazmín puede acompañarte en una tarde de silencio....!
    Muy bello...!

    ResponderEliminar
  7. mi jazmín está lleno de brotes rojos esperando nacer en estos días
    siempre lo hace antes de la primavera

    y yo cada dia lo observo en silencio, y espero

    bella foto, bellas palabras, bello silencio

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. es este! asi estaba el año pasado :)

    http://fotosmasfotosmenos.blogspot.com/2010/09/florecio-mi-jazmin.html

    ResponderEliminar
  9. La sinestesia, rica en nuevas sensaciones, ambición de artistas como la Señorita C. Su maestro la guiará, alrededor del jazmín y ella no olvidará esa tarde. Besos Querido Amigo!

    ResponderEliminar
  10. tus palabras tejen una imagen deliciosa y poderosa.


    un beso*

    ResponderEliminar
  11. Es la imagen perfecta de tan sublime perfume..

    me encanta =)

    besos!!

    ResponderEliminar
  12. Sorprendentes son las inquietudes de la Señorita C,que desafían constantemente su creatividad. ¡Qué cintura hay que tener para esquivar esos golpes bajos que propone!
    http://enfugayremolino.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Qué precioso,
    si este diálogo ha sucedido fuera de tu mente es hermoso y si ha sucedido solo en tu mente es igualmente precioso.
    igualmente preciosa la imagen que acompaña al texto.

    ResponderEliminar
  14. El silencio huele a jasmin Antiqva, las flores huelen a silencio, el silencio huele a flores.....esos platos que contienen flores me enamoraron amigo, que bonitas imagenes nos ofreciste hoy....

    ResponderEliminar
  15. De las imágenes de las flores brotan los olores del silencio.Con más razón si las fotos las sacas tú Antiqva.
    Sabes que las hormigas torturan mis jazmines,ya no se que hacer con ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. El silencio tiene aroma a jazmines como exactamente lo muestra tu foto!
    La señorita C. sabía que tú podía fotografiarlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Pues si..., a mi me llega su olor.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Bella fotografía!!! Me encanta la señorita C, besos

    ResponderEliminar
  19. Es que Antiqva, no entiendo como tu Señorita C. no se rinde a tu amor, si la llevas hacia silencios con aroma de jazmines....

    ¡La foto, una belleza!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Love your blog and your captures! From now i start to follow you on blogger!
    Want to see my works?
    GiuseppeCalìDiary

    ResponderEliminar
  21. ¡Menudas fotos más maravillosas!
    Un beso para la vista.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  22. ¿Me llevarás a mi también? :)

    preciosos los jazmines y el color del caldero

    un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  23. Pues yo me apunto también ¿para cuándo?

    Muy bella la imagen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Parece llegar su exquisito aroma hasta aquí.

    "Su voz reverberó en la pequeña cámara de piedra, pero más aún cuando entraron en otra sala y doblaron un recodo. Allí los zelandonia alzaron sus antorhas para iluminar una pared, y Ayla ahogó una exclamación.
    No estaba preparada para lo que cobró forma ante ella. En la pared de piedra caliza de la cueva se veía el perfil de una cabeza de caballo, labrado tan profundamente en la piedra que parecía sobresalir, y tan realista que daba la impresión de ser un animal vivo. Estaba realizado a una escala mayor que el tamaño natural, o bien era un dibujo de un animal mucho mayor de los que ella había visto, pero conocía bien a los caballos, y las proporciones eran perfectas. La forma del hocico, el ojo, la nariz con el ollar abierto, la curva de la boca y la quijada, todo era exactamente como en la vida real. Y a la luz vacilante de las antorchas, parecía moverse, respirar."

    La fotografía es muy hermosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...