Páginas

jueves, 25 de febrero de 2010

ENSOÑACIÓN PARA UNA HABITACIÓN DE HOTEL

Para una habitación de hotel
Ensoñación fotográfica: Antiqva




“Llegué sin reserva porque para eso soy cliente habitual, pero no quisieron darme la única habitación que les quedaba. A regañadientes me entregaron la llave y se ofrecieron a buscarme una suite en otro hotel de la cadena, mas yo estaba muy cansado y subí sin hacerles caso.

La decoración no era la misma de las otras habitaciones: las paredes estaban llenas de crucifijos y los espejos apenas reflejaban mis movimientos. Recién cuando me eché en la cama reparé en la pintura del techo: un Cristo viejo y enfermo que me miraba sobrecogido. Me dormí con la inexplicable sensación de sentirme amortajado.

Un clavo de frío me despertó, y junto a la cama una mujer de niebla me dijo con infinita tristeza: «¿Por qué has sido tan imprudente? Ahora te quedas tú». Desde entonces sigo esperando que venga otro, para despertarlo con mis dedos de hielo y poder dormir de una vez.”


Fernando Iwasaki (La habitación maldita)


-El día 24 de febrero, en el ciclo de “Letras Capitales” del Centro Andaluz de las Letras, el escritor peruano Fernando Iwasaki presentó al público de Córdoba su más reciente obra inédita.

.

Otro cuento de este autor en "Imágenes y palabras de Córdoba".
.

.

13 comentarios:

  1. Yo no podría dormir ahí, uyyyyy qué miedooooo me da.

    Esa lámpara balanceándose de un lado a otro con peligro de caer sobre tu cabeza.

    Me encanta la foto.

    un beso, amigo

    ResponderEliminar
  2. Pues el trozo de texto que traes promete y me ha encantado. Lo procuraré para leerlo entero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El texto es genial y la imagen un tanto escalofriante (muy apropiados el uno para el otro).

    Muy interesante blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho el cuento, Antiqva.

    me parecía estar leyendo una leyenda Becqueriana, no sé si por los Cristos, o por lo de la mujer que parecía un ánima.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Uf, yu-yu, por los crucifijos y por la mujer de niebla. Tiene razón cristal, tienen un aire d eleyenda bequeriana.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Uf, qué repelús... pero la foto es divina.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Lindo me gusto, pero,... porque sera, que me quedo con ganas de leer mas,..amigo creo que correre a buscar el libro de este escritor para seguir leyendo,...
    Besitos miles
    Janeth

    ResponderEliminar
  8. Caray!
    Me ha dado hasta repelús, pero parece atrayente ese cuento.
    Una habitación de otro mundo...
    La imagen le viene al pelo, por cierto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta pensar que las letras nos develan esos mundos que no se ven desde este.

    Y entonces nos convencen de que todo es posible. ¿Por què no??? ¿De dónde vienen tantas ideas???

    O será que al imaginarlas las creamos. Ah.. Ese mundo de la imaginación donde han pasado tantas y tantas cosas ;)

    Maravillosa imagen, amigo.. Eres un maestro en el arte de la 'ensoñación fotográfica' ;)

    un abrazo inmeeeeeeenso ;)

    ResponderEliminar
  10. Ay, me dieron miedo esos "dedos de hielo", y frío también!!! (brrrrrr!!!)

    Muy bueno el texto (y tu foto, como siempre).

    Te dejo mi abrazo, Antiqva (no te he olvidado, aunque haya estado algo alejada)

    ResponderEliminar
  11. Tu historia terrorífica me recordó esta otra del gran Juan José Arreola no menos inquietante y misteriosa.

    Cuento de horror
    (Juan José Arreola)

    La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones.


    Un beso Don Antiqva

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que este me ha dado miedo... como claustrofobia al pensar que era necesario otro visitante para poder salir... ¿Y si no viniere???

    Gracias por siempre compartir.

    Un abrazo doble y sincero.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...