Páginas

jueves, 7 de julio de 2011

De los destinos


Dicen que Tita era tan sensible que desde que estaba en el vientre de mi bisabuela lloraba y lloraba cuando ésta picaba cebolla; su llanto era tan fuerte que Nacha, la cocinera de la casa, que era medio sorda, lo escuchaba sin esforzarse. Un día los sollozos fueron tan fuertes que provocaron que el parto se adelantara. Y sin que mi bisabuela pudiera decir ni pío, Tita arribó a este mundo prematuramente, sobre la mesa de la cocina, entre los olores de una sopa de fideos que estaba cocinando, los del tomillo, el laurel, el cilantro, el de la leche hervida, el de los ajos y, por supuesto, el de la cebolla. Como se imaginarán, la consabida nalgada no fue necesaria, pues Tita nació llorando de antemano, tal vez porque ella sabía que su oráculo determinaba que en esta vida le estaba negado el matrimonio. Contaba Nacha que Tita fue literalmente empujada a este mundo por un torrente impresionante de lágrimas que se desbordaron sobre la mesa y el piso de la cocina...

Laura Esquivel (Como agua para chocolate)

Imagen: Antiqva Photo

17 comentarios:

  1. Me gusta mucho el libro y la película no se queda atrás..

    El realismo mágico.. a lo mejor es solo la realidad sin el velo de la ilusión de que es lo contrario a la magia =)

    hermosa fotografía...

    besos!!

    ResponderEliminar
  2. Es uno de los libros más hermosos que he leído, y por supuesto de las películas que he visto.
    Gracias por hacérmelos recordar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Siii Antiqva, nada más leer dos frases me he encontrado en la cocina llorado por la cebolla, oliendo fragancias, creando mágicos sabores...como agua para chocolate.

    Misteriosa imagen, penumbra que atrae más que la realidad luminosa.

    Pronto, lo deseo, lo necesito por muchas razones, me otorgo el descanso que se atrasaba.

    Regálanos nuevas imágenes acompañadas de deliciosas palabras. Nos vemos, no me pierdo del todo, para nada, ya sabes carpe diem.

    ResponderEliminar
  4. La película era preciosa, el libro nunca lo leí.
    Y tus fotos...¿qué decir que no te haya dicho ya? Estupendas, besitos besitos.

    ResponderEliminar
  5. Cuantas veces habré leído yo este libro...
    No había mejor foto para ilustrar este fragmento...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito pasaje! Leí ese libro hace muuuuuchos años, de hecho tengo más presente la película, donde ciertamente se pierden muchas sutilezas y encantadores momentos como el que Vos nos rescatás!
    El juego de sombras y luces de la fotografía es para ponderar, un gran trabajo!
    Un abrazo y Muchas Gracias Amigo!

    ResponderEliminar
  7. Leí el libro y me encantó. También vi la película que me pareció excelente, muy bien hecha.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Uno de los poquititísimos casos en que la película me gustó más que el libro.

    ResponderEliminar
  9. Pore Tita, estar signada ya desde antes de nacer... :(

    ResponderEliminar
  10. Antiqva, ayyyyy
    Apenas comencé a leer dos palabras, supe qué estaba leyendo.
    Me enamoró en su día el libro (la película también), no sé cuantas veces lo habré leído, todas ellas acabo llorando, y nunca sé si es de felicidad o de pena.
    Gracias, amigo mío, por aquietar de nuevo el sentimiento sobre la piel.

    Un abrazo muy grande y mañanero

    Ío

    ResponderEliminar
  11. ME ENCANTA ESE LIBRO es uno de mis favoritos, gracias por postearlo, me empujas a buscarlo y releerlo, besitos

    ResponderEliminar
  12. Excelente el trabajo de luces y sombras en esta foto.El texto muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ummmmm amigo que triste.. los llantos y las lágrimas... solo para los momentos duros..

    pero nacer a la vida...

    hay que nacer con una sonrisa...

    besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué maravillo libro, que tantas veces he releído! Es un verdadero placer abrir esas páginas y recorrerlas con la vista y con el corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pues solo vi la película, que por supuesto me encantó...
    Chulísima esa ventana que deja entrar el sol.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. Tendré que leerme ese libro.
    Nacer llorando es un mal comienzo. Tendría que haber visto todo por el lado bueno, que lo tenía y mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Amigo de mis novelas preferidas! me quedo con el libro que he leído varias veces.Para mi gusto el libro supera con creces la película pues hay sensaciones muy difíciles de trasmitir y las letras son el mejor vehículo.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...