Páginas

lunes, 30 de enero de 2012

La muerte del mirmilón


Apertura f/6,3
Tiempo de exposición 1/40 s
Velocidad ISO - 800
Distancia focal 26 mm
Medición - Diseño


Todos chillaban viendo como Actius corría detrás del germano y como, más ágil, pronto lo alcanzaba. Un tajo de su espada desgajó la carne de la espalda del reciario, que cayó derribado al suelo. Fue entonces, cuando el mirmilón estaba a punto de golpear nuevamente al caído, cuando Actius, de nuevo, dudó. En su mente, presa de la perplejidad, estaba contemplando lo que parecía el espíritu de un niño que se interponía entre él y el reciario. Fueron solo unos segundos. Los suficientes para que el germano, en un inesperado movimiento, agarrase con fuerza el puñal que portaba en su cinturón y lo clavase en el vientre de su oponente.

Al momento, Actius yacía tendido en la arena, mientras el reciario, amenazándolo con su tridente, miraba al palco donde Lucio Junio Paulino, mecenas de los juegos, tenía el poder de decidir sobre la vida o la muerte del caído. El prócer, durante unos segundos, dirigió su mirada a los espectadores. Todos estaban alzando su dedo pulgar en dirección al cielo, indicando que la nobleza que Actius había mostrado en la lucha le hacía merecedor de vivir. Su vida debía ser perdonada, ya que había luchado con valentía. Lucio Junio, sin embargo, no atendió la petición de los asistentes. Su dedo pulgar, dirigido a la tierra, fue el signo que precedió al momento en que el reciario clavó con fuerza su tridente en el pecho del caído, buscando el hueco entre la clavícula y el esternón. Todos los asistentes al brutal espectáculo pudieron escuchar el grito desgarrador de Junia Minor. Lucio Junio, mientras tanto, suspiraba feliz. Sus desdichas habían terminado. El hombre que le había robado a su hija yacía muerto en la arena. Las gentes chillaban. No entendían que su petición de perdón no hubiera sido atendida por el flamen.

Al momento, un grupo de esclavos accedió a la arena. Llevaban en sus manos garfios de hierro con los que arrastraron el cuerpo de Actius hasta la Puerta de la Muerte. De allí lo llevaron al espolario, el deposito en el que se amontonaban los cadáveres de los gladiadores que esa jornada habían encontrado la muerte. Sus cuerpos estaban desnudos. Sus armas y vestiduras habían sido expoliadas. Habrían de ser utilizadas por otros gladiadores.

Junia Minor, que desde el graderío había visto morir al hombre al que amaba, hubo de organizar sus funerales. Ninguna otra persona se atrevió a acudir a ellos Todos temían la ira de Lucio Junio. Fue ella lo que lo organizó todo y la que hizo esculpir el epitafio que habría de honrar las victorias del gladiador durante tanto tiempo como los hombres fueran capaces de conservar la memoria.

A la mañana siguiente del funeral corrió la noticia en la Colonia Patricia Corduba de que esa noche habían encontrado la muerte, en circunstancias extrañas que nadie se explicaba, Lucio Junio Paulino, el flamen del culto al emperador, y su hijo Publio. Cuando la viuda de Actius regresó a la casa familiar, todas las mujeres estaban llorando, presas de desasosiego. Solo ella sabía las circunstancias en las que su padre y su hermano habían encontrado la muerte esa noche. Solo ella sabía que el epitafio que había mandado esculpir para su amado incluía una terrible maldición:

"Actius, mirmilón, venció seis veces. Murió a los veintiún años. Aquí está sepultado. Que la tierra le sea leve. Fue su esposa quien, a su propia costa, hizo este monumento a su marido. Lo que cualquiera de vosotros desease para mí ya difunto, eso mismo hagan los dioses con él, esté vivo o muerto".


NOTAS

-En el relato no hemos querido recoger lo que las investigaciones más recientes sostienen acerca de que señalar con el dedo hacía el cielo significaba la muerte, y dirigirlo hacia la tierra, la vida. Y ello porque todos, influenciados por las películas “de romanos”, estamos acostumbrados a pensar lo contrario.

-La inscripción funeraria de Actius, que desde siempre nos ha impresionado, también se conserva en el Museo Arqueológico de Córdoba. Fue encontrada en la actual Ciudad Jardín, en las inmediaciones del Camino Viejo de Almodóvar. Está catalogada en CIL II2/7,353.


CONSIDERACIÓN FINAL

Mientras hemos ido publicando este relato, varias amigas han pedido "que todo terminara bien" y que al fin "el amor triunfará".

Lamentablemente no ha podido ser así. Actius fue un hombre real, no es un personaje que uno haya inventado. La inscripción funeraria que su viuda le dedicó nos dice que murió en su último combate. Algo que desconocemos hubo de suceder para que la mujer incluyera en el epitafio la maldición que nos hemos limitado a reproducir.

23 comentarios:

  1. No acabo de entender por qué es una maldición. Pero hay un dicho italiano, cuando te despides de alguien a quien es difícil que vuelvas a ver, que viene a decir algo así como 'tanto como me recuerdes, te recordaré', es la misma eestructura sintáctica del epitafio en su parte final.
    Estas luchas eran terribles.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las inscripciones son toda una fuente de información, es cierto.

    Me alegra que siguieras ese verdadero final ¡Y mucho!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia, antiqva, me ha encantado, y esa inscripción es, sencillamente, escalofriante. Creo que has relatado una hipótesis muy plausible y hermosa. La muerte forma parte de la vida y de la literatura. Un abrazo y mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Que terrible terminar la vida de esa manera. Como te dice Isabel, la tuya es una hipótesis muy plausible. ¡Y que mujer...! gracias a ella, supimos de él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un gran relato amigo, me gusto mucho el final un Actius valiente hasta la ultima hora, el epitafio que mando esculpir en su tumba Junia Minor, pienso que fueron las palabras mas hermosas de amor que le pudo sugerir al difunto, un mensaje del mas profundo amor y admiracion para el hombre que habia perdido en la arena.....

    ResponderEliminar
  6. Amigo Antiqva, a muchos y muchas desalienta el final, pero...si te basaste en un epitafio real, no hay manera, es lo que hay. Lástima de amor defraudado, lástima de vida tan joven perdida, ayyy, lástima que Destino no se pueda vencer.
    Felicitaciones por este relato que me transporta a una época que adoro, no todo fue sangre en Roma.
    Espero un nuevo relato de la CORDUBA romana.
    !Salve! ACTIVS y JVNIA QUE LA TIERRA OS SEA LEVE, por lo menos Némesis actuó contra los culpables.
    Besito.

    ResponderEliminar
  7. Vaya por dios, me lo temía, no era posible otro final; otra pérdida de amor en el tiempo.
    Que buen relato te quedó, mi querido amigo, que bien documentado y adornado con tus imágenes, y con las de Natalia Tàrraco, os felicito a ambos.
    Gracias por los momentos pasados aquí, Antiqva
    Abrazos, muchos abrazos

    Ío

    ResponderEliminar
  8. Joooooo.... ¡lo sabía! Es que, con tanta conjura, no podía terminar bien. Habría sido un milagro.

    Bueno, al menos, la justicia divina parece que existe. ¡Es un consuelo!

    Y Junia, ¿se volvió a casar? :-)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  9. Noo!!!..ayyy..claro que queriamos un final feliz. :( que mal que esta historia este basada en un hecho real y que ese gran amor no tuviese un final feliz.

    Besos..

    ResponderEliminar
  10. aplausos, amigo! impecable cuento histórico!

    (no sabía lo de las investigaciones sobre el pulgar, gracias por enseñarnos)

    abrazos*

    ResponderEliminar
  11. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  12. Muchas veces te encuentras con personas que dicen ¿como se te ha ocurrido escribir de eso? tu has cogido una línea que me encanta.
    Siempre gracias por ser conmigo tan amable un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Al leer el epitafio recordé que había sido real. Me encanto como lo has relatado, lo he vivido aunque más bien diría que lo he sufrido, porque la historia es muy dolorosa.
    Si se pueden hacer peticiones…, yo te pido que cuentes otra, otra y otra………

    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Te va a parecer cruel,pero el final no es tan trágico,porque los malvados,a la postre,pagan su deuda y así ella no tiene porqué soportar mirarlos sabiéndolos asesinos...
    Hala,he dicho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado, y le has puesto el final más acertado (independientemente de que sea verídico).

    El relato en sí es muy crudo, pero precioso, tanto por la historia como por la riqueza de datos que aportas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sou do Brasil! Parabéns pelo blog! Uma 6ªF iluminada e repleta de bênçãos! Estou seguindo teu mosaico de seguidores e agradeço se me seguires de volta em meu mosaico! Seja bem vinda ao meu espaço, nosso espaço! Abraço fraterno e carinhoso!
    Elaine Averbuch Neves
    http://elaine-dedentroprafora.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Nunca desees a otro lo que no deseas para ti mismo... ;)

    No esperaba ese final... me mantuvo intrigada...

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso que lo hayas sacado desde la neblina del tiempo y del olvido.
    Que difícil es, fué y será la vida.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  19. Una maldición justa, después de la muerte también se pueden alcanzar victorias terrenales.
    Muy impresionante Antiqva, escribes realmente bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Hola ,
    tu blog me encanta!!
    besitosssss.

    ResponderEliminar
  21. Porqué siempre la realidad tiene que ser tan cruel...
    Me hubiese gustado un final feliz,pero no hay nada que dure para siempre,ni nada tan perfecto.

    De todas formas me encantó la forma de narrarla, y a medida que leía,más me gustaba.

    Un saludo y encantada de haber leído esta historia.

    ResponderEliminar
  22. La maldición no daba lugar a finales felices, es evidente. Tu recreación bien pudiera ser la verdadera historia de ese amor desdichado

    dos abrazos :)

    ResponderEliminar
  23. Que bueno lo que escribes, un excelente blog, en serio me dio mucho gusto leerte.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...