Páginas

viernes, 18 de septiembre de 2009

EL VELO DE ISIS

Imagen: Antiqva



Cierto día, de súbito, mientras acariciaba a su gato, la mujer sintió el deseo de acceder a la Luz de Ra, de modo que se puso en camino. Necesitaba encontrar a un maestro que quisiera iniciarla en los misterios de la vida y la muerte.

Cuando, tras una búsqueda ardua, alguien le presentó al maestro, este le dijo:

-Si deseas recibir la Luz de Ra, si deseas ser una “Iluminada”, debes limitarte, simplemente, a vivir el tiempo presente. Entonces serás capaz de olvidar el pasado. Dejarás, también, de temer al futuro. Sentirás, en ese momento, que para quien busca la Luz solo existe el ahora. Sabrás que nada del pasado y del futuro es real y a nada temerás. Será entonces, cuando solo vivas el tiempo presente, cuando gracias a la meditación, si Ra te concede ese don, habrá de llegarte la Iluminación.

-Sin duda –prosiguió el maestro- esta será una tarea difícil. Debes ser consciente desde ahora de que en una sola vida quizás no seas capaz de conseguir tu objetivo… Si así sucede, cuando te llegue la muerte y tu alma tenga que volver a encarnarse en la materia, debes recordar lo que te estoy diciendo. Solo recordando podrás, algún día, acceder a la Luz. Cuando eso suceda, a partir de entonces, tu espíritu habrá vencido a la materia y lograrás, al fin, eludir la rueda de las reencarnaciones. Entonces, sentirás que Ra está cerca de tu alma.

-Hace mucho tiempo, un hombre sabio lo dejó escrito –terminó diciendo el maestro-:


“Vivir en la Luz consiste en no pensar en nada.
Una vez lo comprendes, estar de pie, sentarse o estar tumbado,
todo lo que haces es Luz.
Comprender que la mente está vacía es ver a Ra.”


Durante toda su vida, la mujer se esforzó por hacer lo que el maestro le había explicado, pero siempre sintió que no era capaz de acceder a la Luz. Para ella, el pasado y el futuro seguían existiendo. Siempre fue consciente de que a pesar de su empeño jamás había conseguido vivir solamente el tiempo presente. Nunca se sintió libre de preocupaciones.

Dicen los que saben de estas cosas que cuando murió, la mujer quiso reencarnarse en un gato. Ella sabía que estos animales solo viven el momento presente. La mujer, sin duda, no había olvidado las palabras del maestro.

Algún tiempo después, las gentes de la aldea, sorprendidas, supieron que alguien se había topado en las calles con un gato cuyo cuello estaba circundado por una correa. Sujeto a ella, alguien había colocado una lámina de cobre en la que se podía leer una inscripción enigmática:



“El velo que oculta la Luz:
¡Palabras!
El camino va más allá del lenguaje,
ya que en él no hay
ayer
ni mañana
ni hoy.”



Todos sabían que en los últimos años de su vida la mujer había llevado esa lámina de cobre sobre su pecho, colgando del cuello. Decía, cuando alguien le preguntaba, que no quería que su corazón olvidara esas palabras. Así fue, según dicen, como todos supieron que su espíritu había retornado a la aldea.

Cuentan los maestros que cuando el gato murió se reencarnó en una diosa… Parece que todos la llaman Isis y afirman las gentes que saben de estas cosas que ningún mortal ha conseguido, hasta ahora, “descubrir su velo”.




ACLARACIONES



Este cuento que hemos titulado “El velo de Isis” es una fabulación en la que conscientemente hemos incurrido en algunos “anacronismos” en los que pretendemos profundizar:

Ante todo, los historiadores sostienen que los egipcios no creían en la reencarnación. Antiqva, sin embargo, sabe que Heródoto afirmó que los egipcios habían sido los primeros hombres que habían creído en estas cosas y que los iniciados griegos, seguidores de Orfeo, no habían hecho sino adoptar sus creencias. Llama la atención, por tanto, que los antiguos griegos pensaran que los egipcios habían sido los primeros hombres que habían creído en la reencarnación y que, sin embargo, los historiadores modernos lo nieguen.

En este contexto de creencias, Antiqva siempre ha tenido la sospecha de que es posible que los egipcios con sus ritos de momificación de los cadáveres quizás lo que pretendían era que el Ba (espíritu) de los difuntos quedase vinculado al cuerpo del fallecido durante toda la eternidad. Existiendo ese vínculo potente entre el espíritu y el cuerpo es posible que el espíritu no pudiera reencarnarse en otro cuerpo distinto, de modo que quedara libre para “volar al Cielo”. Los “Textos de las Pirámides” ya lo sugieren cuando indican que “el cuerpo es para la tierra y el Ba es para el Cielo”, entendiendo el Cielo como el Reino de la Luz de Ra. Si eran conscientes de que el cuerpo “era para la tierra” ¿porqué se tomaban tanto interés en conservarlo momificado?

Por otro lado, el trasfondo de este cuento estaría, sin duda, vinculado estrechamente con las creencias propias del Budismo. De hecho, el poema que hemos intercalado en el texto se debe a la pluma del maestro Bodhidharma que nos dejó escrito lo siguiente:



“El Zen consiste en no pensar en nada.
Una vez lo comprendes, estar de pie, sentarse o estar tumbado,
todo lo que haces es Zen.
Comprender que la mente está vacía es ver a Buda.”



Lo que ocurre es que realmente no sabemos en que consistían las creencias mistéricas egipcias, si bien Antiqva siempre ha pensado que en el fondo posiblemente fueran similares a las de otras antiguas culturas que también se han interesado por estas mismas cuestiones.

A fin de cuentas, estas son las posibilidades que uno puede manejar cuando escribe una fabulación y no un texto puramente histórico… En el caso de los cuentos, el escritor se puede atribuir ciertas licencias, aunque Antiqva, que intenta ser honesto, desea dejar constancia de ellas.


.

17 comentarios:

  1. No sé si necesitabas dar alguna explicación.
    Como vos mismo decís: "el escritor puede atribuirse ciertas licencias" (salvo que sea un texto histórico).
    A mí me gustó mucho la historia, así tal cual la has escrito!!

    Besosss.

    ResponderEliminar
  2. Todo un misterio por descubir... de todas formas, estarás conmigo en lo lejos que está de nuestra actual civilización toda esa maraña de creencias... ¿por qué será? El hombre ahora es más sabio o más lerdo?
    Ahora ¿es que vivimos tanto el presente (y por lo tanto somos ya sabios) que no reparamos en cuidar el futuro ni valorar el pasado? Es eso, ser luz...
    Me gusta vivir el presente y creo que es lo que realmente existe, pero... no quisiera nunca olvidar de donde vengo y sobre todo... saber cual es mi norte.
    No sé si quedarse sin suelo bajo los pies, es la solución para ver la luz...
    Ufff hoy estoy filosófica... y eso que no puedo escribir. Llevo una hora para estas líneas, jajaja.
    Un beso, mi amigo querido.
    Natacha

    ResponderEliminar
  3. Está claro que desde el principio de los tiempos el hombre ha creado o ideado un lazo entre él y un Ser Superior, tal vez ansiando una vida eterna.
    Tu historia, llena de certezas e incertidumbres me deja pensativa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, Antiqva. Y la mirada de ese gato blanco...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Es un cuento maravilloso, además luego nos explicas en qué está basado, que tiene su mérito pues casi nadie lo hace.
    Pues, eso, maravilloso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¿que sí me iba a gustar el cuento???

    Ya me conoces bien amigo.... ¡¡que me ha encantado!!!

    Además, déjame felicitarte por tu acierto al elegir la foto... La simbología más fuerte del gato es precismante esa: la relajación mental, la inmersión en el presente.

    Las interrogantes de nuestra querida Natacha me han recordado las palabras de mi Maestro cuando decía que su misión era 'destruir nuestra personalidad' jeje.. Y en muchas tradiciones se deja claro que la misión de un verdadero maestro es 'dejar sin piso' al discípulo (en especial -y nuevamente te felicito por el acierto-, en la tradición Zen).

    Pues yo entiendo 'dejar sin piso' o 'destruir la personalidad' como la oportunidad de abrir la mente a otras posibilidades y acabar, de una vez, con la importancia personal (el ego).

    Otros dicen que es el ego el que nos impide vivir en el presente, pues siempre busca certezas, algo a lo que 'aferrarse'... Y el presente nos brinda todo.. menos certezas ;) Es el fluir continuo de la vida, en la que nada es seguro.

    Pero bueno que, al final (y ahora vamos al Budismo jeje), que el pasado o el futuro no son el problema sino el APEGO a ellos ;)

    En fin amigo... que para nunca dejar de aprender estamos aquí ;)

    Aplaudo tu ingenio, como siempre... Y me maravillo con tus portentos literarios. Que eso son para mí y lo sabes ;)

    besos y abrazos!! miles!!! ;)

    ResponderEliminar
  7. Y me parece bien Antiqva que nos expliques lo que quieren decir tus cuentos.

    Para los egipcios, la magia no era otra cosa que imaginación creadora.

    Los egipcios sólo ambicionaban la sabiduría que no se adquiere como creencia, sino como el conocimiento del Universo.
    Lo que se enseña en las tumbas es el secreto de la Eternidad

    El mayor regalo era DESCUBRIR EL PARAISO EN LA TIERRA, PENETRAR EN EL, EN VIDA

    ResponderEliminar
  8. A veces es mejor no pensar en nada, otras, no puedes evitarlo.

    "para quien busca la Luz solo existe el ahora".

    Un abrazo, amigo.

    Pienso en Lola -mi conejilla- ¡Uff! ¿Será...?

    ResponderEliminar
  9. Encontre tu blog paseando por la red.
    El velo de Isis, ese que nadie a visto y que ningun mortal va a ver, la razón es muy sencilla, hay que sabermirar, no ver. Los mortales solo ven.
    Cordial saludo.
    Adoyma.

    ResponderEliminar
  10. Sabrás que nada del pasado o del futuro es real, esa es la auténtica clave del presente.
    ¿Porqué costará tanto aprenderlo? sobre todo en la cultura occidental.

    Quizás porrque nos machacan durante toda la infancia y la juventud para que lo olvidemos, y cuando al final nos damos cuenta del error, ya nos hemos perdido en un futuro siempre por llegar o en un pasado que nunca volverá.

    Los egipcios fueron un pueblo, escogido que nos legó dosis de sabiduría intuitiva a raudales. Falta que la sepamos interpretar.
    Todas esas conexiones con otras culturas forman parte de ese Campo de Información Universal o campo Akhasico que tanto investigan los cuanticos. Al tiempo.

    Me encantó la entrada amigo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. No te extrañará (para variar) que el tema de la re-encarnación sea de mis preferidos, y aunque sé de sobra que el presente es lo que importa (que lo demás es ilusión) recordar otras vidas fuese una de mis expectativas...

    Como es un tema denso y extraño de descifrar, prefiero quedarme con la elocuencia de tu escrito, que además de encantarme me anima a sentir que no soy la única que confía en las creencias de una sabia y misteriosa civilización.

    jajaja¡¡¡¡, Mi hijo pequeño me dijo que en otra vida fue un gato. Esto quiere decir que la historia podía contarse al revés.

    ;-)))

    De Verdad, mi buen amigo, me quito el sombrero ante cómo has "hilado" los hechos.

    Vivir el presente... desde que lo ejercito parece que respire mejor.

    Un abrazo, amigo, y de nuevo mi enhorabuena por un texto de enorme sabiduría.

    ResponderEliminar
  12. Antiqva, me gustó tu relato y me gustaron las reflexiones. Por supuesto que comparto la idea de que hay que vivir el momento presente pues es lo único que tenemos.
    En este texto salen muchos temas a relucir: la búsqueda de la Luz, de la sabiduría, la reencarnación, los símbolos... Buenos temas para una mesa redonda, jeje.
    La foto del gato o gata, preciosa, como todas las tuyas.
    Un abrazo, amigo. Que tengas una feliz tarde de domingo.
    Conchi

    ResponderEliminar
  13. Tomarte esa licencia es lo mejor que has podido hacer para deleitarnos con tu texto.

    Me quedo vagando entre pensamientos,es la historia de la humanidad,de las preguntas eternas,de las respuestas que constantemente seguimos buscando.

    Preciosa imagen,muy buen rato,lectura de la buena.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. qué maravillosamente enlazaste filosofía, historia, psicología, esoterismo y captación del lector de esta narrativa que no parece ficción.

    Será que comienzas a escribir Cuentos Holísticos?

    Abrazo amigo Antiqva, sigue deleitándome con estos escritos.

    ResponderEliminar
  15. La literatura es magia. Gracias a las letras se pueden traspasar las fronteras de la ramplona humanidad: soñar, jugar a ser Dios, cambiar de sitio las "piezas"...
    Siempre he pensado que el lector de una creación literaria debe aceptar la "fábula" como parte de la complicidad con el escritor. Pero es cierto que yo tampoco me puedo resistir y en mis últimas obras incluyo "aclaraciones" históricas, como hiciste tú.
    Mis felicitaciones, Antiqva.

    ResponderEliminar
  16. Tú mandas. Tú escribe.
    Isis, un nombre tan poco escuchado.


    Abrazos amigo.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...