Páginas

martes, 25 de agosto de 2009

EL OJO DE HORUS Y LA LUNA

El Ojo de Horus (parte superior izquierda) - Tumba de Tutmosis III





En el capítulo 17 del Libro de los Muertos se ofrecen diversos conjuros mágicos cuya finalidad es que el espíritu del difunto pueda salir del Más Allá y retornar posteriormente si así lo desea. En el texto se exponen varias fórmulas que deben ser recitadas por el difunto, indicándose que el conocimiento de los conjuros habrá de resultar también muy provechoso para los hombres que los lean en la tierra. En uno de ellos, el difunto manifiesta que yo: “he reconstituido el Ojo (divino) después de que se hubo apagado en el día de la lucha de los Dos Compañeros”.

“¿Qué significa eso? –aclara el autor del texto- Se trata del día en que Horus combatió contra Seth, cuando éste arrojó inmundicias a la cara de Horus y cuando Horus destruyó los testículos de Seth. Sin embargo, Thot con sus dedos lo curó”.

En este conjuro, el difunto, identificado con Thot, declara haber reconstituido el Ojo que Horus había perdido. Especial interés reviste la indicación de que “he reconstituido el Ojo después de que se hubo apagado...”. Esa referencia al Ojo que se ha apagado era entendida por los sacerdotes egipcios como una alusión a la luna, ya que se pensaba que el Ojo de Horus, cuando era dañado por Seth, simbolizaba a la luna en sus fases decrecientes, de modo que la luna llena sería el Ojo una vez restituido. Se pensaba, en ese sentido, que Horus con sus dos ojos iluminaba la tierra de Egipto. El ojo derecho era el símbolo del sol, Re, en tanto que el ojo izquierdo era la imagen de la luna, Thot.

Plutarco (Isis y Osiris) nos confirma esa creencia egipcia de que la fase menguante de la luna estaría haciendo alusión a los ataques de Seth contra el Ojo de Horus, de modo que Seth sería concebido como un ser del mal que pretendiendo destruir a la luna u Ojo de Horus ocasionaba las fases decrecientes de este astro e incluso los eclipses: “por la privación total del Ojo de Horus quieren dar a entender el eclipse de la luna, que restablece el sol iluminándola de nuevo cuando se ha desprendido de la sombra de la tierra”.

Los textos egipcios nos ofrecen noticias que nos informan de que el Ojo de Horus no fue atacado solamente una vez, sino que Horus sufrió repetidas agresiones por parte de Seth. Esos ataques repetidos serían la causa de los eclipses lunares. En el capítulo 112 del Libro de los Muertos, titulado Fórmula para conocer las Almas de Buto se nos transmite información acerca de una de esas agresiones. En esta ocasión Seth está representado por un cerdo, siendo esa la causa de que este animal fuese considerado por los egipcios como especialmente abominable e impuro. Veamos el contenido de ese capítulo:

“Dice el difunto: ¡Habitantes de las lagunas... ¿Sabéis por qué se entregó la ciudad de Buto a Horus? Yo lo sé, aunque vosotros no lo sepáis. Fue Re quien le dio (la ciudad de Buto) como indemnización por la herida que había sufrido su Ojo, tras lo cual Re le había dicho a Horus: “Déjame ver qué ha ocurrido en tu Ojo hoy” Lo miró y entonces Re dijo a Horus: “¡Echa una mirada sobre ese cerdo negro!” Entonces se puso a mirarlo e inmediatamente la herida de su Ojo se agudizó vivamente. Luego Horus dijo a Re: “Parece como si mi Ojo (hubiera sido de nuevo golpeado por) Seth.” Y perdió el conocimiento. Después Re dijo a los dioses: “¡Llevadlo a su cámara, a fin de que recobre sus sentidos!”.

Había ocurrido, (efectivamente), que Seth, convertido en un cerdo negro, acababa de dar un golpe de fuego contra el Ojo (de Horus).

Después Re dijo a los dioses: “Despreciad al cerdo a causa de (lo ocurrido a) Horus! ¡Sin embargo, él podrá recuperar sus sentidos!” Y así fue como el cerdo estuvo en abominación por parte de los dioses de su comitiva a causa de (lo ocurrido) a Horus...”




.

7 comentarios:

  1. Hola Antiqva, que interesante relato sobre el ojo de Horus y la luna, me parecio magnifica la narracion,...

    Horus es el dios con cabeza de Halcón, el ave del Sol. El ave simboliza al espíritu. El espíritu santo cristiano bajo la figura de una paloma, el águila azteca, el cóndor inca o el pájaro de fuego indostán nos conducen al cielo infinito.

    ResponderEliminar
  2. Cuántos seres e historias de los mitos se nos revelan en los astros y en las cosas del mundo.

    Algo debe haber detrás de toda esa simbología.

    ¿qué será???

    Para eso tenemos a Isis, la guía del alma a través de su camino de conocimiento ;)

    besos y abrazos amigo...

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que estas historias con tanto "trasfondo" es casi imposible bucear en ellas si alguien, como tu, no explica parte de sus metáforas...
    Gracias amigo... Muy interesante.
    Un beso, corazón.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  4. Siempre traes historias interasantes.
    Y lo mejor es que a todo das una explicación.
    Yo no conocía ésta, a pesar de que la ejiptología me fascina.
    Ahora el ojo de Horus me da cierto respeto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La mitología encierra un lado fascinante y oscuro, pero que da explicaciones a todo.
    Me hace falta un ojo más para poder "ver" más allá, quizá :)

    Gracias por compartir tus conocimientos con esta mujer que ignora mucho de todo esto.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Cada vez creo más en la simbología, pero me de pereza descifrar amigo Antiqva. Buena labor la tuya. Gracias por ponérnoslo un poco más fácil.

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...