Páginas

jueves, 3 de enero de 2008

EL EMBARAZO Y LA MAGIA EN EGIPTO



Si, como estamos considerando, la magia impregnaba la vida en Egipto, en el caso de los niños esa continua presencia de las creencias mágicas era especialmente intensa. Los misterios que rodeaban los conocimientos sobre la concepción de los niños (embarazo, gestación y alumbramiento) y la situación de gran debilidad con que estos llegaban al mundo, sometidos a peligros que amenazaban sus vidas, hacían que la necesidad de ritos mágicos propiciatorios resultase imprescindible. Ante esa necesidad fueron surgiendo diversos prácticas y conjuros que pretendían evitar, por ejemplo, que la mujer quedase embarazada en el acto sexual, o que buscaban pronosticar si la concepción se iba a producir o no. Existían también otras fórmulas con las que se pretendía conocer el sexo del feto que se estaba gestando.

En el primer caso, para evitar el embarazo, las fórmulas mágicas utilizadas pretendían impedir que Hathor, diosa del amor, o Ta-Urt, diosa de la maternidad, intervinieran en el acto sexual. Adicionalmente las mujeres egipcias utilizaban como medios anticonceptivos unos pesarios que se introducían en la vagina y que actuaban como diafragmas muy rudimentarios. Eran también frecuentes las irrigaciones vaginales con esencias de plantas y con estiércol de cocodrilo, algo que nos causa especial sorpresa en nuestros tiempos.

En el Papiro Carlsberg se nos ha transmitido una fórmula curiosísima que permitía pronosticar si el embarazo se iba a producir o no: “Un diente de ajo humedecido... lo tendrá en la vagina toda la noche hasta que amanezca. Si el olor del ajo le sale por la boca es que dará a luz. Si no, es que no dará a luz”.

Otra fórmula también muy llamativa es la que se conserva en el Papiro de Berlín (199), que permitía conocer el sexo del futuro niño: “Medio para saber si una mujer dará o no a luz. Se coloca cebada y trigo, y la mujer los regará todos los días con su orina. Pondrás asimismo dátiles y arena en los dos sacos. Si germinan los dos, dará a luz. Si germina la cebada (antes), será niño. Si germina el trigo (antes), será niña. Si no germina (ninguno), no dará a luz.


10 comentarios:

Dédalus dijo...

Curiosísima tu aportación de hoy, Antiqva, a caballo entre la magia y la superstición. A veces me pregunto qué hechicero y con qué "fundamento científico" comenzaría con semejantes rituales adivinatorios...
Un abrazo, amigo.

Antiqva dijo...

Amigo Dedalus, es imposible estudiar Egipto con nuestra mentalidad de "hombres modernos". Alli el componente magico lo impregnaba todo y sus origenes se remontaban a las sociedades prehistoricas. Heka, el poder magico, lo impregnaba todo. Sin Heka ni siquiera los dioses podrian vivir.

Leyendo EL HEREJE de Delibes (que sabe mucho de historia, ya que fue catedratico de Historia de la Economia, se encuentran -ya en los tiempos del Barroco- creencias sobre estas cuestiones (los embarazos) muy similares todavia a esas de los egipcios...

En fin, todo un mundo...

Un abrazo y gracias por tus palabras.

Cristina dijo...

Pue mira que cosas, yo recurrí a cosas un poco más civilizadas para dar con la niña y no faltó quien se ofreciera a hacerme algún "ajuste" para asegurar el estambre rosa, pero ni así funcionó..jaja
Pero de que las hubo y las hay, ni que decir.
buen día ;)

Antiqva dijo...

Amiga Cristina ¿pero que es eso de ajustes para asegurar el estambre rosa?

¿Quizas algun sistema para que viniera una niña?

Me quedo un poco perplejo, Amiga

Ya me contaras...

Un abrazo

Cristina dijo...

Jajaja, calma, que no hice ni me hicieron ninguna "brujeria", solo recursos modernos como checar la temp. corporal, mètodo bilings, etc.
En cuanto a los mencionados "ajustes"..ja recetas de abuelas..."que si párate de cabeza" "que si toma leche tibia antes de.." mjm mjm... mejor no entramos en detalle..je
El caso es que soy mamà de tres...varones! a mucha honra!!
Un abrazo :)

Antiqva dijo...

Entiendo, Amiga, que los ajustes no resultaron, pues, demasiado fiables... Benditos sean los tres muchachos.

Yo, por contra tengo dos hijas y que sepa a su madre no la hicieron ninguno de esos ajustes... Vinieron solas..., bueno relativamente...

Ja, ja, ja...

De vez en cuando es bueno reirse...

Un abrazo

CresceNet dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MINERVA dijo...

Mmmm, blog con contenido histórico, me han dado en la yema del gusto, jejeje.

Muy interesante el hecho de que los antiguos egipcios ya pensaran desde tiempos tan lejanos el como averiguar el sexo del bebé o evitar el que la mujer quede embarazada luego de mantener relaciones.

Un saludo! y feliz 2008.

Antiqva dijo...

Minerva, encantado de recibir tu visita y ojala podamos compartir algo de eso que parece un interes comun por la Historia...

Bienvenida y gracias por tus palabras

Antiqva dijo...

Unas lineas para dejar constancia de que he suprimido un comentario debido a que se trataba, realmente, de un anuncio publicitario, lo que no viene al caso en este blog...