Páginas

jueves, 28 de febrero de 2008

MUSEOS CAPITOLINOS DE ROMA







Hace unos días Isabel Romana (Mujeres de Roma) nos animaba a exponer algunas de nuestras imágenes de piezas escultóricas de ese momento histórico, a propósito de un comentario que habíamos dejado en su blog indicando que teníamos alguna imagen parecida a otra que ella nos había brindado de la Venus de los Museos Capitolinos en su entrada “Pompeya y César tienen buenas perspectivas”.

Pues bien, con ese pretexto podemos ver ahora algunas de las imágenes que tomamos hace un par de años en los Museos Capitolinos de Roma, uno de esos lugares donde uno (Antiqva, a fin de cuentas) pasaría días y días. Para esta oportunidad he seleccionado cuatro fotografías:

Las dos primeras, la Venus Esquilina, nos ofrecen la estampa de una bellísima mujer, no olvidemos que se trata de una diosa, que se está recogiendo el cabello en un complicado peinado antes de sumergirse en el baño. Algunos detalles, como un jarrón egipcio en torno al cual se enrosca una cobra y sobre el que reposa un paño, permiten pensar, según los expertos, que esta mujer podría simbolizar a la triada Isis-Afrodita-Venus que surgió de la síntesis religiosa elaborada en el Egipto helenizado (¡que bellísima conjunción la de los mundos egipcios, griego y romano!). La verdad es que cuanto tomé la imagen, fascinado por la belleza de la mujer, no reparé en ese detalle egipcio, pero luego, documentándome, si me di cuenta del símbolo.

La tercera imagen nos brinda un espectacular sarcófago decorado de época imperial. Estos sarcófagos no se enterraban sino que su destino era ser exhibidos de modo que frecuentemente nos han transmitido espectaculares imágenes de asuntos, sobre todo, mitológicos. Algún día, con más calma, tendré que escribir algo de los sarcófagos romanos, algunos paganos y otros paleocristianos, que se han conservado en Córdoba.

Vemos en esta imagen el momento en que Meleagro, hijo de los reyes de Calidón y sobrino de Leda (¡que bella la historia de Leda y el cisne!), está clavando su lanza entre los ojos de un feroz jabalí, que tenía atemorizados a todos los habitantes del reino. El animal, realmente, no era sino un castigo divino, ya que Artemisa estaba harta de que en Calidón sus cultos hubieran caído en el olvido, de modo que para cazarlo fue preciso invitar a todos los héroes que en aquellos tiempos poblaban el mundo; parece que solamente Hércules declinó acudir.

En Córdoba, muy deteriorados, se han conservado diversos fragmentos escultóricos de este mismo asunto mítico que parece que resultaba especialmente atractivo en la antigüedad.

Y la última imagen que he seleccionado (todas ellas fueron tomadas sin flash) nos remite de nuevo a la diosa Isis egipcia, que en esta ocasión está representada como una matrona romana que porta en sus manos un sistro, instrumento musical del tipo de un sonajero que frecuentemente aparece representado en los templos del antiguo Egipto. Se sabe que en los cultos de Isis y de Hathor las mujeres bailaban frenéticamente y hacían tocar de manera rítmica y repetitiva los sistros, de modo que iban siendo poseídas por eso ue podríamos llamar una experiencia de trance místico.

Ahora, mientras termino de escribir estos breves comentarios a estas imágenes, no puedo sino recordar las noticias que acerca del culto a Isis en el mundo romano nos transmitió Apuleyo en su novela “Las metamorfosis”, también conocida como “El asno de oro”. En esta obra, Lucio, el protagonista, que se ha visto transformado en asno, solicita la ayuda de Isis, de modo que cuando, al fin, consigue retornar a su forma humana el hombre se hará iniciar en los cultos mistéricos de la diosas y gracias al placer que supone acercarse al conocimiento de la divinidad terminará desechando los placeres puramente carnales que durante toda su vida había perseguido.

.

13 comentarios:

  1. Te felicito por las imágenes y por el texto. De ese sarcófago tengo yo también imágenes y, si no recuerdo mal, he puesto algún fragmento en alguna de mis entradas (suelo "dividir" las fotos porque, de lo contrario, no tendría suficientes...). Es espectacular. En cuanto a la mujer del sistro, no la tengo fotografiada, ¡se me debió pasar por alto...! Del libro de Apuleyo me he servido para escibir "Cupido y Psique", que está en mi blog. Como ves tenemos un millón de afinidades. Gracias por la rapidez con que has hecho la entrada y un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Vaya fotos más chulas que te marcas, amigo.

    Isabel, que sepas que tu blog me parece muy interesante. No te he dejado ningún comentario aún porque quise empezar por el principio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Qué fotos más bonitas. Parece mentira que del material tan frío se consiga esa calidez que desprenden las figuras.
    Es muy curioso el jarrón que mencionas, como se entrelaza la historia en algunos momentos.
    Bonito e interesante post.
    Un beso, amigo
    Natacha.

    ResponderEliminar
  5. Son unas imágenes excelentes teniendo en cuenta además que no dejan usar el flash en los museos. Gracias por las explicaciones, tu blog es un remanso de sabiduría. Aquí en Aranjuez, por los jardines hay muchas estatuas romanas pero claro del neoclasicismo del XVIII, con un valor y una calidad mucho menor.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las esculturas clásicas, más las helenísticas y romanas que las egipcias o persas.
    La piedra se transforma transmitiendo ya desde la superficie, una piel fría pero suave, los estudios anatómicos necesarios para esculpir eran importantes y la técnica no digamos.
    Hay que tener en cuenta que usaban útiles más rudimentarios que los actuales.
    Italia es especial, una explosión de escultura.
    La obra tridimensional,para mi, es la más sublime.
    Enhorabuena por el blogg.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  7. Amigos, la verdad es que aquel dia fue especialmente hermoso. El viaje fue en septiembre y hacia un tiempo magnifico. Los Museos Capitolinos estaban remodelados, desde la vez anterior que habiamos estado, y daba gusto recorrerlos.

    Ademas, dejaban hacer fotos sin flash, asi que dispare un monton de imagenes.

    No entiendo que en algunos museos no dejen hacer fotografias, como sucede en uno que amo especialmente (el Arqueologico de Cordoba). Creo que la cultura es de todos y los responsables de los Museos (o quien de las ordenes) no deberia ser tan estrecho de miras.

    Un abrazo, amigos

    ResponderEliminar
  8. Tienes un blog tremendamente interesante Antiqva, me gustan este tipo de imágenes y comentarios porque me gusta el arte y me gustan los detalles pequeños, como esas flores de almendro de un post anterior.

    Te seguiré visitando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Si es especialmente bella, como si ignorara esos ojos que la miran...

    Igualmente bellas son tus fotografías, una más para el albúm.
    Un abrazo, felíz fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  10. Diaouled, gracias por tus palabras y bienvenido a este espacio.

    Ojala encuentres cosas provechosas

    Un saludo en la distancia

    ResponderEliminar
  11. Amiga Cristina,me encanta que te hayan gustado estas imagenes romanas.

    Y por supuesto mas me encanta, todavia, si te guardas alguna de ellas en algun cajón...

    Asi, algun dia podremos repasarlas mientras tomamos "un chocolate con churros". Si con esos churros que decias que te gustaban

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  12. Gracias por esas fotos que tantos recuerdos me traen!!

    Me rechifla la escultura y Roma está sobrada de ellas. Un regalo para la vista.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Amiga Frabisa, es que ver fotos de Roma es casi la plena felicidad, al menos para mi.

    Tengo recuerdos bellisimos de Roma.

    Inolvidables.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar

Gracias, siempre, por tus palabras...